IMPRESCINDIBLES 2012 (30): The Maccabees -Given to the wild-


El tercer trabajo de THE MACCABEES  parece haber conseguido lo que no habían hecho hasta ahora: firmar un disco completo, en el que no sobresalgan solo un par de canciones. Y es que que por fin este grupo británico de Brighton lo ha hecho, y para ello se han alejado del sonido característico de sus dos anteriores trabajos (en la línea de Bloc Party o Maximo Park), para abarazar un sonido más denso (bajo la producción de del DFA Tim Goldsworthy habitual productor de Massive Attack o Unkle) y lleno de sensibilidad, en la línea de grupos como Foals o Wild Beasts. Además, con este Given to the wild se pueden observar las diferencias de gusto entre las dos grandes industrias musicales (mientras para Pitchfork este es un disco mediocre, dandole solo un 4, para los británicos NME es uno de los discos del año, dándole 9 puntos).


El disco arranca con una soñadora intro, "Given to the wild", que da paso a "Child", la primera canción que nos indica el cambio radical de este grupo, que empieza con unos sencillos punteos de guitarra y la sensibilidad de la voz de su cantante, para ir incorporando poco a poco otros elementos, como vientos y metales, que acabarán en un climax imponenente. La siguiente canción "Feel to follow" es otra canción intensa, con un principio lento que irá acelerando el ritmo a medida que avance la canción, afilando el sonido de las guitarras y convirtiéndola en uno de los mejores momentos del disco.



Con el siguiente tema, "Ayla", se pasa a sonidos más electrónicos, que sin ser menos envolventes, le dan al disco otra dimensión, más hipnótica e intensa, conducida por un magnífico sonido orgánico.


Con "Glimmer", el disco vuelve a su esencia más intimista, para dar paso a "Forever I've Known", otro de los grandes momemtos del disco y que bien podría estar firmada por los Coldplay menos comerciales. "Pelican" es quizá la canción más comercial del disco, con un ritmo de guitarra que recuerda al "Eye of the tiger", y single de presentación del mismo, y sin embargo, uno de los momentos más flojos que podemos encontrar en este Given to the wild.



La última parte del disco regresa al sonido más intimista de la mano de "Go", una canción de gran intensidad emocional, que los emparenta con nuestros adorados Elbow, con múltiples coros en su parte final. Para finalizar, "Grew up at midnight" cierra un disco, como no podía ser de otra manera, con una sensibilidad compleja, agónica en muchas ocasiones, pero bella en su conjunto.





 
No Sin Mi Ano © 2012 | Designed by Rumah Dijual , in collaboration with Buy Dofollow Links! =) , Lastminutes and Ambien Side Effects