IMPRESCINDIBLES 2013 (01): VAMPIRE WEEKEND, "Modern Vampires of the City"


Hoy es el último día de este año 2013 y para celebrar la entrada del nuevo año, os proponemos nuestro número uno en la lista de mejores discos internacionales de este año que llega a a su fin, y que no es otro que Modern Vampires of the City, el último trabajo de Vampire Weekend, con el que la banda norteamericana se confirma como uno de los mejores grupos de este nuevo siglo 21. Y lo hacen porque han conseguido dotar a su música de una madurez y una personalidad mucho mayor que en sus dos primeros discos, que como ellos mismos han dicho pueden considerarse en su conjunto como una triología que explora las inquietudes del ser humano, desde su juventud hasta una época de mayor madurez en la que nos planteamos cuestiones más transcendetanles sobre la vida y nuestras creencias, que tanto debemos replanteranos en este mundo rancio en el que nos encontramos hoy en día y que es la que se ve reflejada en este nuevo trabajo. Musicalmente, también dan un passo al frente, experimentando más con un sonido y logrando algo curioso, ya que si por algo se caracterizaban sus dos primeros trabajos era por la mezcla de guitarras aceleradas, algo de electrónica y ritmos africanos, que se dejan de lado en esta ocasión, con lo que a partir de un sonido hipoteticamente más sencillo, con menos elementos se crean unas canciones mucho más compensadas, donde cada elemento tiene su valor (incluso las pausas y silencios) y que se aprecia de mejor manera en una escucha con auriculares. El disco arranca con la dlicadeza y simplicidad de "Obvious Bicycle"que se construye a partir de una sencilla melodía de piano. "Unbelievers", en cambio se acerca a un sonido más recononible, pero mucho mejor empacado, sin estridencias, y que canta acerca de la creencia, o más bien su ausencia, en un ser supremo.


"Step" es uno de los momentos más especiales del disco, una canción lenta y densa, que explora con un ritmo cercano al hip-hop, los miedos típicos que se tienen al dar el paso desde la juventud a la madurez, en la búsqueda del amor y la sabiduría o la muerte.


En "Diane young" siguen explorando el tema de la muerte, en este caso relacionándolo con la juventud y la fugacidad de la vida, pero de una manera más enérgica, marcada por la multiplicidad de ritmos de batería, grabados por separado pero regrupados en el resultado final.


"Don't lie" continúa explotando esta nueva facetas más profunda de su sónido, que en "Hanna Hunt" alcanza unas cotas de minimalismo desconocidas en la banda nortemaricana, construida desde la delicadeza de la voz de Ezra koenig y un piano que acaba con un desgarrador pesimismo acerca del futuro. "Everlasting arms" sigue la línea existencialista y pausada, mientras que "Finger back", recupera el ritmo y la energía que se lleva a su extremo en la aceleración de "Worship you". Y así llegamos a "Ya Hey", una canción que marca por completo el trabajo, ya que es un tema extrañamente pegadizo, con su ritmo anormal, y con una letra profunda, en la que se representa una conversación con Dios (de ahí el título que suena igual que el dios hebreo Yahveh), en la que se expresan las reticencias que tenemos a creer en un dios, que por otro lado parece no ponernos las cosas fáciles y que es reticente a reconocer y corregir los errores del mundo que ha creado. Finalmente, el disco se cierra con la visión futura de una apocalíptica ciudad de Nueva York y la delicadeza de la éterea "Young lion".



Escúchalo en: Spotify, Deezer, Grooveshark

Llévatelo a casa

 
No Sin Mi Ano © 2012 | Designed by Rumah Dijual , in collaboration with Buy Dofollow Links! =) , Lastminutes and Ambien Side Effects